GVP está centrada en aplicar tecnologías con una utilidad práctica en el campo de la inseminación artificial porcina. Actualmente tenemos las siguientes líneas de trabajo:

 
Nuevas técnicas de contrastación seminal
 
La contrastación seminal consta de un conjunto de pruebas encaminadas a la predicción de la capacidad fecundante del semen. El valor de cada una de estas pruebas viene dado por su sencillez y por su capacidad de predicción de la fertilidad. En este sentido, estamos trabajando con:
 
ORT corta, modificación de la técnica desarrollada por Schilling et al., en 1984, que nos indica la capacidad de conservación del eyaculado a 15ºC. Esta prueba, que originalmente dura 2 horas , la hemos acortado a 5 minutos, obteniendo los mismos resultados. 

HOST, es una prueba desarrollada por Jeyendran et al., en 1984, que nosotros hemos modificado para semen de cerdo, acortando el tiempo de ejecución de 30 a 5 minutos. Esta prueba nos indica el estado de la membrana plasmática del espermatozoide y presenta correlación con la fertilidad. 
 
 
Transferencia embrionaria
 
La posibilidad de asegurar la descendencia de una hembra de alto valor genético se consigue con esta técnica. Mediante un tratamiento hormonal de superovulación conseguimos en un solo ciclo un alto número de ovocitos que son fecundados mediante inseminación artificial. Posteriormente, los embriones son recogidos y transferidos a un número adecuado de hembras receptoras, cuyo valor genético es inferior.
 
 
Congelación de semen
 
Actualmente podemos congelar el semen de verraco con resultados de fertilidad similares a los obtenidos con semen refrigerado. No obstante, esta técnica sigue teniendo un precio elevado, por lo que se reserva su utilización a los animales de alto valor genético.