Sistemas de envasado de las dosis seminales
Un sistema de envasado eficiente nos permitirá un mejor control de proceso de producción, mayor calidad de las dosis elaboradas y la optimización del tiempo invertido en su producción.

En un laboratorio de inseminación artificial, uno de los puntos importantes a tener siempre en cuenta, es el tiempo de fabricación de las dosis seminales. En nuestro país, la gran mayoría de explotaciones, realizan un destete los jueves, por lo que gran parte de las cerdas destetadas, alcanzan el celo los primeros días de la semana. Esto hace que después del fin de semana, donde no suele trabajarse en el laboratorio de IA, sean los lunes el día en que un mayor número de dosis seminales hay que hacer.

 

Por ese motivo, es necesario que los verracos utilizados ese día, deban ser verracos con una calidad seminal conocida de antemano y por tanto, con una contrastación seminal rápida, consistente en la determinación de la motilidad y el porcentaje de formas anormales, junto con la concentración, podamos llevar a cabo la dilución y la fabricación de dosis seminales de forma rápida y eficaz.

 

Para ello, muchas empresas se apoyan en el envío de muestras seminales al laboratorio de GVP, de tal manera que todos los verracos son analizados de forma rutinaria cada tres meses y podemos tener identificados e incluso clasificados a todos los verracos de nuestro centro, por su calidad seminal, eligiendo los menos problemáticos para esos días de mayor estrés en el centro, como son los lunes.

 

Una vez contrastados los eyaculados y conocida la cantidad necesaria de diluyente que se debe añadir para obtener el número de dosis posible, según concentración y calidad espermática, pasamos al envasado de las dosis seminales.

 

Para ello, en los grandes centros de inseminación con un elevado número de dosis seminales a realizar al día, hay máquinas automáticas que facilitan el trabajo, para los diferentes sistemas de envasado, bien sea en tubo o blister. Creemos que son los laboratorios menores, los que hasta ahora tenían una menor oferta de productos que facilitasen el envasado, trabajando muchos de ellos con el sistema de pesada y la jarra graduada. Son estos centros los que más se pueden beneficiar de la nueva máquina de envasado automático distribuida por GVP y presentada en la última edición de la FIMA en Zaragoza.

 

El sistema Iberfilling 800, utiliza el sistema de blister, al comprobar que es el que menos volumen ocupa a la hora del almacenamiento. Es una máquina automática de llenado y envasado de dosis de semen. Tiene como base un tambor rotativo de alimentación que permite el aprovechamiento de todas las bolsas. El llenado es rápido, eficaz y preciso, debido al uso de una bomba peristáltica de alta velocidad, permitiendo una producción de 800 dosis /hora. El volumen de llenado de las dosis de semen es controlado a través de un panel de control. La aguja es insertada en el blister a través de un sistema neumático, que a su vez es responsable del llenado.

 

Se ha elegido un tamaño de blister con una capacidad máxima de 90 ml. A la hora de inseminar, los blíster con menor volumen, se utilizan sin problema y en el caso de utilizar el sistema de inseminación post-cervical de membrana, se enrollan desde su base, para poder inseminar con una mayor presión.

 

Con este sistema podremos producir un mayor número de dosis en menos tiempo, con un mejor control de llenado, mayor homogeneidad y control higiénico, aportando una mayor garantía de la calidad a las dosis producidas.