Diagnóstico de gestación por ecografía
El uso del ecógrafo como método de diagnóstico de gestación en granjas de producción ha tenido una gran implantación en la última década, y su principal inconveniente, el precio, se ha solventado con la aparición de nuevos aparatos con un coste más asequible.

La ecografía o ultrasonografía es una técnica médica que se utiliza como herramienta diagnóstica en la producción animal. Se basa en la emisión de ultrasonidos, y el procesamiento de imágenes en diferentes escalas de grises a partir de las ondas reflejadas por los tejidos corporales. Se trata de una técnica no invasiva, inocua para el técnico y que nos ofrece imágenes en tiempo real.  
 
Actualmente, el ecógrafo se usa como método de elección para el diagnóstico de gestación. La recela del macho, que nos permite detectar las cerdas que retornan a celo, combinado con el uso de la ultrasonografía nos ofrece un alto grado de fiabilidad para la detección de cerdas vacías. Cabe destacar el abanico de posibilidades que ofrece el uso de los ultrasonidos para otros intereses a nivel de granja, especialmente con el uso de la ecografía transrectal que nos permite detecciones más precisas que la técnica abdominal.
 
Por lo general, sólo el transductor de 3,5 MHz puede penetrar con la profundidad suficiente para que este método sea práctico y fiable. El diagnóstico debe realizarse por un técnico entrenado en la técnica para minimizar el grado de error. Hay que tener en cuenta que cuanto más precoz es el diagnóstico de gestación, mayor es el grado de error. Se pueden afirmar positivas desde el día 23 de gestación, y con entrenamiento y habilidad en la técnica se pueden detectar desde los 19-20 días.
 
Las características que nos permiten valorar la calidad y rentabilidad de un ecógrafo para su uso en granja son:
 
- Equipo portátil ligero y volumen adecuado para un fácil manejo sin que suponga un lastre su uso prolongado.  
- Material resistente, que evite su deterioro y problemas de golpes y caídas que puedan dañar al aparato. 
- Frecuencia de la sonda, hace referencia al número de ciclos completos por unidad de tiempo. La frecuencia del ecógrafo se mide en megahercios (1MHz=1000ciclos/segundo). A mayor frecuencia menor alcance de las ondas y se pierde en resolución. Para diagnóstico de gestación se usan frecuencias cortas (3MHz) que permiten a las ondas penetrar a distancias más profundas para visualizar la matriz, perdiendo en resolución. Por el contrario, sondas de 5,0 y el 7,5 MHz implican una menor penetración en los tejidos, optimizando la resolución de la imagen obtenida. Por tanto, la elección de la sonda dependerá del objetivo de diagnóstico, tamaño de la estructura a analizar y profundidad del tejido.
- Posibilidad de trabajar con varias frecuencias, según los tejidos a investigar. 
- Buena resolución y calidad de imagen. Resolución que permita identificar estructuras de tamaño reducido con un alto grado de definición. Dependerá de la calidad electrónica del transductor y de la unidad de pantalla.  
- Precio económico que permita a cada granja tener su ecógrafo, sin comprometer la bioseguridad por la entrada de personas y material ajenos a nuestra granja.  
- Fácil Limpieza. 
- Sistema de sujeción (arné, cuerdas, guantes,…), que ante eventuales golpes eviten que el aparato caiga contra el suelo. 
- Congelación y manipulación de imágenes. 
- Posibilidad de tomar medidas obstétricas. 
- Posibilidad de conectar a monitores externos, ordenadores e impresoras. 
- Duración de la vida útil de la batería, y posesión de una batería alternativa.
 
En la línea de estas características, GVP ha apostado por un ecógrafo innovador en el mercado, como es el WED-M1 VET, que por su tamaño y peso nos permite un manejo fácil y la mayor comodidad en nuestro trabajo. Sonda  sin cable, incorporada al monitor, evitando problemas de enganche. La misma sonda trabaja con 3 frecuencias de selección diferentes (2.5/3.5/5) para trabajar a distintas profundidades hasta un máximo de 16 mm.
 
                             
Sonda multifrecuencia (2.5/3.5/5)
Resistente al agua
Alta calidad de imagen, con 256 escalas de grises
Pantalla TFT, color LCD
Congelación de imágenes
Batería de litio con autonomía de 3 horas
Toma de medidas obstétricas
4 tonos de pantalla a elegir
Dos tipos de scanner: modo B y M
Ajuste de contraste y brillo
Reducido tamaño (17,1 cm x 9,3 cm x 6,2 cm
Almacenamiento de 128 imágenes