Análisis de la calidad seminal: revisión de la información obtenida en las diferentes pruebas de laboratorio utilizadas
El estudio y conocimiento de la calidad seminal del eyaculado es fundamental en el momento de producir dosis seminales de calidad que garanticen un resultado óptimo de fertilidad.

El eyaculado es una población de células espermáticas de diferente calidad y la evaluación del eyaculado se realiza de forma global. Lo que obtenemos es la estimación del porcentaje de células que está en buen o mal estado según la prueba realizada.
 
A su vez, el espermatozoide tiene diferentes características que deben ser evaluadas para conocer el estado de todas sus funciones o de la mayor parte de ellas.
 
La motilidad es necesaria para el avance del esperma a lo largo del tracto reproductor de la hembra. El acrosoma es la estructura que contiene las enzimas necesarias para la penetración en el ovocito. La morfología normal nos indica que el espermatozoide ha llegado bien a su grado final de desarrollo y que no tiene ninguna anormalidad que le impida realizar la fecundación. Las pruebas de membrana (HOST corto, HPAR) muestran el estado estructural y la capacidad funcional de la membrana plasmática. El IF del ADN nos indica el índice o grado de fragmentación basal del ADN que portan los espermatozoides del eyaculado recién recogido.
 
Ahora bien, todas estas características son independientes aunque exista cierta relación entre ellas, de forma que el conocimiento de la motilidad no nos informa del estado de los acrosomas ni del grado de fragmentación del ADN del espermatozoide.
 
Por tanto, el análisis de motilidad NO basta para valorar la calidad seminal de forma completa. El estado de los acrosomas puede variar más ya que la membrana acrosómica es muy sensible a los cambios bruscos de temperatura. Así mismo, el IF del ADN NO está relacionado siempre con el resto de características seminales. Un espermatozoide con buena motilidad y un estado óptimo de los acrosomas puede contener ADN fragmentado.
 
Pruebas realizadas durante dos años con un total de 233 eyaculados nos lo confirman, como se puede constatar en las gráficas adjuntas, en las que observamos los tres casos posibles de coincidencia o discrepancia de la calidad seminal evaluada con la motilidad y el estado acrosómico y el IF del ADN. Una buena motilidad NO indica un buen estado de acrosomas ni del ADN y una mala motilidad NO indica un mal estado de los acrosomas ni del ADN.
 
 
Estos resultados nos indican que si queremos obtener una información fiable sobre la calidad seminal real de un eyaculado tenemos que realizar todas las pruebas a nuestro alcance que analicen todos los aspectos que caracterizan el estado y la función del espermatozoide.
 
En GVP contamos con la infraestructura y la capacidad técnica necesaria para llevar a cabo un análisis completo de la calidad seminal del eyaculado del verraco.

 

                 Verraco con buena calidad seminal y del IF ADN                                 Verraco con mala calidad seminal y del IF ADN

 

                    
 
                   
                               
                                                   Verraco con variaciones no coincidentes de la calidad seminal y del IF ADN